El Blog

Calendario

<<   Agosto 2006  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    

Categorías

Sindicación

Enlaces

Alojado en
ZoomBlog

CONSIDERACIONES HERMENÉUTICAS

Por cristianogiv - 12 de Agosto, 2006, 4:37, Categoría: General


HACIA LA INTEGRALIDAD (6)


Capítulo 6

CONSIDERACIONES
HERMENÉUTICAS



Al ser la teología de la liberación "una nueva manera de hacer teología", se desprende de allí que se ha penetrado en el dominio o campo de la hermenéutica. Los compromisos y proyectos necesariamente requieren una justificación hermenéutica estratégica.

La nueva hermenéutica justificada resulta, pues, de importancia capital para la legitimación de una línea de conducta, ya que hermenéutica y conducta realmente se relacionan.

La Consulta Medellín '88 ha sacado a luz un sentimiento ambivalente del pueblo evangélico latinoamericano ante la hermenéutica liberacionista: ambivalencia de todos modos comprensible. Y es la siguiente: por una parte, se reconocen los avances de la ciencia de la investigación, gracias a las críticas liberacionistas. Esto principalmente en relación al reconocimiento de la realidad integral del intérprete como factor influyente en la lectura del Texto. Debemos acotar aquí, sin embargo, que como Dios mediante tendremos ocasión de citar más adelante, tal reconocimiento de la situación del intérprete como factor influyente en sus lecturas del Texto, no es una novedad de las teologías de la liberación, sino que encuentra, en cierto sentido, amplio apoyo en las Sagradas Escrituras mismas.

Por otra parte, la otra cara del sentimiento ambivalente evangélico ante la hermenéutica liberacionista, de parte de la Declaración de Medellín '88, es una de sincera preocupación por la opción en pro de una ideología de izquierda, y pudiera ser cualquier otra, que se interpone como mediadora prejuiciada del Texto. Evangélicamente hablando, el que se hagan opciones conscientes que de manera a priori coloreen el Texto antes de acatarlo, es claramente inmoral, excepto en el teocentrismo adorador que no colorea el Texto sino que se confía en la gracia de Dios, acatando Su soberanía, antes de acercarse al Texto.

No se niega que aberraciones y distorsiones se den en otras filas y en las mismas evangélicas; pero no se aprueban como regla hermenéutica. Al contrario, precisamente la buena intención para con Dios, se considera requisito para una sana hermenéutica espiritual; aunque, por otra parte, se confía también en el poder del Texto mismo gracias a la intervención convincente del Espíritu Santo, el cual es capaz de modificar la opción prejuiciada del intérprete. No está fuera de lugar, desde una doble perspectiva protestante, creer en la gracia, ya sea irresistible según el calvinismo, o previniente según el arminianismo. Y no sólo creer, sino haberla experimentado, como es mi propio caso.

Es una tradición valorada dentro de nuestra hermenéutica la regla de considerar al Texto en su sentido gramático-histórico primario, considerados sus contextos inmediatos y mediatos, los pasajes paralelos, y con especial atención al estilo del autor en sus diferentes períodos biográficos, y en su medio cultural, conectado también el Texto a la intención central divina revelada e iluminada por gracia en la Suma de la Palabra. Consideramos verdadero el dicho "texto sin contexto es un pretexto". Ejemplo tenemos en la cita bíblica que el diablo usó en la tentación de Jesús. El Señor, sin embargo, tomó la misma cita y la relacionó con el resto de la Escritura y con la intención de Dios.

El acatamiento al sentido gramático-histórico primario significa que reconocemos allí el valor jerárquico prioritario en cuanto a interpretación, antes de cualquier posibilidad alegórica o de aplicación ulterior. La legitimidad de la alegoría o de la aplicabilidad, que en cierta medida existe, se pierde cuando la especulación contradice el sentido gramático-histórico del Texto, o de otros textos de las mismas Escrituras. El valor de la alegoría y el de las equivalencias está, pues, sujeto al sentido gramático-histórico primario. Asimismo, la medida de las alegorías y contemporizaciones está delimitada por la aplicación neotestamentaria de Jesús y los escritores usados por Dios para escribir el Nuevo Testamento. Las semejanzas de sus métodos con otros de la época, además justifican lo que de la época sacraliza el uso del Espíritu Santo en las Escrituras.

Creemos también en el valor perenne, usado, como dice Pablo, legítimamente, (pues hay usos ilegítimos y perjudiciales), del texto en su aplicabilidad, la de sus principios, a otras condiciones históricas futuras; pues la Revelación es para aplicación a toda situación del hombre, en su correcta equiparación. La Declaración de Medellín '88 recoge el aporte particular de que las Escrituras son la única fuente explicativa del actuar de Dios.

Con esto implicamos necesariamente una actitud crítica ante el instrumento del análisis histórico marxista que tan ampliamente acoge el liberacionismo. Un sentido clasista y una hermenéutica política reduccionista son incompatibles con la ética y la teodicea que son el primer factor de influencia en la interpretación. Y aquí llegamos a una dilucidación necesaria; cuando se reconoce el papel que juega en la interpretación, la calidad y condición del intérprete y su completa situación sociocultural, etc., debe tenerse en cuenta que ese es un factor complejo que conlleva muchos ingredientes.

Al psicologismo subjetivista a que se vio reducida la religión principalmente desde Schleiermacher, siguió la desembocadura materialista de Feuerbach adoptada por Marx junto a la dialéctica y el antisobrenaturalismo de Hegel. La visión proyeccionista de la religión en Feuerbach encuentra paralelo en la concepción freudiana de la religión, de la metafísica y de la moral, cuando hace constituirse al "superyo" con la energía sublimada del "ello". El liberacionismo, al parecer indigesto con el materialismo dialéctico desde cuya base atea se erige el análisis marxista, (como lo reconoce el propio Marx en su "Introducción a la Crítica de la Filosofía del Derecho de Hegel"), adoptó una actitud infiel en cuanto a la vigencia perenne de la Revelación histórica en su sentido gramático-histórico, y subordinó sus interpretaciones a la estrategia de la praxis preconcebida. Una hermenéutica desde la praxis es la bandera principal del liberacionismo dentro de las ciencias de la interpretación. Pero no en el sentido teocéntrico, por ejemplo, del salmo 111:10, sino en afinidad con Moisés Hesse, Feuerbach y Marx.

Sin embargo, la posición feuerbachiana subyacente en el liberacionismo a través de Marx, no es la última palabra en cuanto a la religión, como lo quiere dogmáticamente el marxismo. Dietrich Bonhoeffer, por ejemplo, aunque asimila las críticas de Feuerbach, sale adelante al otro lado teologizando de nuevo el contexto antropológico. El mismo Feuerbach en su obra posterior, "Esencia de la Religión", traslada a la naturaleza el impulso religioso, superando así su propia interpretación de la "Esencia del Cristianismo". Pues bien, si la naturaleza, y no el hombre, es la base de la religión, demos el siguiente paso: Dios es la base de la naturaleza. Karl Barth, igualmente, en un retorno por Calvino y Lutero al Pablo de la carta a los Romanos, descalifica las nociones naturales del hombre caído en cuanto a la religión, como las de Feuerbach. Con esto, Barth devuelve la antorcha a la ortodoxia, la cual sostiene la necesaria intervención de la gracia divina para una compenetración hermenéutica valedera de la Revelación. Al respecto de este factor tenemos que la soberanía divina también se hace patente en la dinámica de la apostolicidad.

Dios es quien envía y constituye al ministerio, que para ser auténtico debe corresponder al del Nuevo Pacto. La soberanía divina, por otra parte, opera según el carácter divino, que en su presciencia quiso contar con la responsabilidad humana, capacitada por la gracia de Dios a todos ofrecida sin acepción de personas.

Además, aparte de estos factores, la Palabra Divina misma enfatiza dentro de los ingredientes principales que influyen en la condición del hermeneuta, su situación moral. De manera que ciertamente el estado del intérprete condiciona su óptica, pero principalmente su estado moral, antes que el socioeconómico, político o cultural. De allí el clamor evangélico por la necesidad de regeneración, en sentido bíblico, del hermeneuta y del teólogo, y de cualquier persona ante el Texto. Pablo da como razón la incapacidad de la mente natural en sí misma, para entender lo espiritual, y propugna la necesaria acomodación de lo espiritual a lo espiritual, pues esto se discierne por medios espirituales (1 Co.2:l2-16). El factor moral es el que establece la responsabilidad de las personas. La primacía de este factor moral en el condicionamiento de la óptica de los intérpretes, es declarada con mucha nitidez en las Escrituras. Veamos, por ejemplo, algunas citas;

"El que quiera hacer la voluntad de Dios, conocerá si la doctrina es de Dios, o si yo hablo por mi propia cuenta" (Jn. 7:17).

Pues bien, el liberacionismo, acusando a todos de interpretar ideológicamente el Texto, ya sea reaccionaria, reformista o revolucionariamente, opta abiertamente por un compromiso de izquierda. En la cita antedicha, Jesús nos dice cuál debe ser ese compromiso a priori necesario para un recto entendimiento: optar por la Voluntad de Dios, querer lo auténticamente Suyo por sobre todas las cosas, aunque no sepamos aún cual sea Su voluntad, y aunque nos cueste la vida. Jesús promete que Dios honrará con la iluminación tal compromiso teocéntrico a priori. Ante la creación, no tenemos excusa por rehusar al Supremo Creador (Ro. 1:18-32). Menos excusa tenemos ante el Testimonio de Jesucristo (Jn. 15:22-25).

Sostengo que ese es el único compromiso legitimo que podemos hacer, el teocéntrico, al acercarnos a cualquier texto de la Escritura.

"Bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios" (Mt. 5:8).

La calidad de existencia personal del hombre cual agencia moral, implica la necesaria opcionabilidad a priori de toda toma de posición, aparte de todo otro condicionamiento. Esta opción responsable a priori sólo puede ser o no ser teocéntrica, y es la que determina la edificación de nuestras justificaciones conceptuales.

Agradecemos a Dios que Él haya hecho antes de la fundación del mundo una opción electiva por nosotros en Cristo, la que posibilita con Su gracia la opción a priori teocéntrica de los escogidos en Cristo responsables.

Era a tal tipo de opción existencial a la que se refería Kierkegaard en su lucha contra el totalitarismo del Absoluto Panteísta Hegeliano supuestamente desarrollado en el Estado Prusiano.

La incidencia del factor moral como ingrediente primordial en la condición del intérprete, puede verse, por ejemplo, en estas otras citas:

"...el conocimiento de la verdad que es según la piedad" (A Tito 1:1b).
"Los impíos procederán impíamente, y ninguno de los impíos entenderá, pero los entendidos comprenderán" (Dn. 12:10b).

"Los hombres malos no entienden el juicio; mas los que buscan a Yahweh entienden todas los cosas" (Prov. 28:5).

Y para que no se piense que escogemos citas para justificar el capitalismo,  he aquí ésta que tampoco justifica a la nomenklatura:

"Conoce el justo la causa de los pobres; mas el impío no entiende sabiduría" ( Prov. 29:7).

"Alta está para el insensato la. sabiduría" (Prov. 24:7a).

"Su deseo busca el que se desvía y se entremete en todo negocio" (Prov. 18:1).

"En el corazón del prudente reposa la sabiduría; pero no es conocida en medio de los necios" (Prov. 14:33).

"Busca el escarnecedor la sabiduría y no la halla; mas al hombre entendido la sabiduría le es fácil" (Prov. 14:6).

Y terminemos este "santo rosario" con este gran principio:

"He aquí que el temor del Señor es la sabiduría, y el apartarse del mal, la inteligencia" (Job 28:28; véase también Prov. 1:7; 9:10).

“El principio de la sabiduría es el temor de Yahweh; buen entendimiento tienen todos los que practican sus mandamientos" (Salmo 111:10 a,b).

Ciertamente la praxis comprometida en una opción teocéntrica facilita la tarea hermenéutica. El teocentrismo es la auténtica realización personal y social del hombre.

Por otra parte, aunque no menospreciamos el aspecto intelectual y las demás condiciones del hombre exterior, lo subordinamos a una consideración más jerárquica del espíritu, del hombre interior, que no confundimos aquí con el alma intelectiva. Para mayores consideraciones a este respecto de la jerarquía del espíritu, recomendamos las obras de Nee To Sheng "El Hombre Espiritual", "Conocimiento Espiritual", "La Liberación del Espíritu". En estos autores de la escuela china también se ve la superación de esa dicotomía que criticaban Feuerbach y Marx en cierto tipo de práctica de ciertos cristianos. No debe confundirse la práctica de algunos cristianos inmaduros, con la verdadera esencia del cristianismo bíblico, por la que, sin darse cuenta, suspiraba el mismo Feuerbach.

La dicotomía referida en la crítica feuerbachiana y marxista, dicotomía que afecta la praxis transformadora de este mundo, es la contradicción resultante del malentendido de que el hombre pierde él mismo lo que atribuya a Dios. El tratamiento a tal malentendido provocador de pasividad es encarado también por Nee en el susodicho libro "El Hombre Espiritual"; también se trata en la obra de su antiguo colaborador Witness Lee, "La Experiencia de Vida". La contextualización e integración de tales indicios de la escuela china, nos corresponde, sin embargo, hacerlo a nosotros en Latinoamérica.

El asunto lo había .tratado también Calvino en su "Institución de la Religión Cristiana".

Aparte del factor moral que estamos considerando, es obvio que las Escrituras que implican la contextualización, con ésta implican también la toma en cuenta de otros ingredientes en este factor complejo de la situación integral del intérprete como influencia en su hermenéutica. Existen razones para no asumir acríticamente como mediador hermenéutico el análisis marxista, ni siquiera como hipótesis indispensable, en el análisis de la realidad para una praxis predeterminada. El ateísmo abierto de Marx es el primer fundamento, puesto por él mismo, para comprender su filosofía del derecho, y su interpretación de la dinámica dialéctica de la historia, antisobrenaturalista como la de Hegel. Claro está que no es lo mismo filosofía que economía, no obstante se relacionan, ya que una administración se sustenta en principios filosóficos, que descansan a menudo en opciones esotéricas al igual que ciertas políticas.

No debe pasarse por alto tampoco en la crítica del análisis marxista, sus conexiones judío-masónicas entroncadas con ciertas vertientes herméticas encausadas por Albert Pike, las cuales elaboraron estrategias globalistas complejas, dentro de las cuales, el papel del marxismo haría juego con otras funciones ultraliberales, a la par que con los diversos anarquismos, como los colectivistas de Bakunin y Kropotkin, más libertarios que los de Proughon, aunque no tan desintegrantes como el anarquismo individualista de Steiner, que acusaba a Feuerbach de "ateo piadoso" al igual que hacía Nietszche.

La continuidad de tales vertientes asoma su subyacencia en la convergencia globalizante que lidera Zbigniew Brzezinski; convergencia "por lo alto", a favor de la nueva aristocracia plutocrática casada con los intelectuales orgánicos gramscianos, pero ajena a los verdaderos intereses integrales del gran pueblo. La convergencia que labora Brzezinski sobre las estratégicas ruinas libertarias, presenta, pues, la forma de múltiple tenaza. La Comisión Trilateral asesora a Gorbachov en la Perestroika y el Glasnost para "humanizar" el colectivismo, mientras a su vez las teologías de la liberación "socializan" a Occidente, ambas en aras de una conciencia planetaria antropocéntrica y dictatorial antinacionalista y anticristiana.

El estudio de las conexiones de Marx con personas tales como Moisés Hesse, H. Heine, la dinastía Rotschild y otros, permite comprender mejor el papel estratégico a  largo plazo de tal tipo de análisis. Pero mirando el análisis mismo, la sobrevaloración de los factores económicos que lleva a un reduccionismo simplista, y también la simplificación de la lucha de clases como motor de la historia, hacen a este análisis inadecuado como instrumento hipótesis para una praxis ya conocida en la historia, que ha precipitado a muchos incautos al mismo infierno, en todos los sentidos más horrendos de la palabra.

¿Acaso quiero decir con esto que niego la realidad de la lucha de clases en la historia? ¡Claro está que no! La misma Biblia nos habla de enemistades de clase, pero no sólo de clase, sino también de religión, de raza, de nacionalidad, de sexo, entre personas de una misma clase, y de un mismo partido, incluso marxista.

El pecado en todas sus formas y sutilezas es la causa de las desgracias. Este es el primer flanco que debe ser atacado y sustituido redentivamente en todas las clases, sexos, razas, nacionalidades y particularidades, sin reduccionismos o ingenuos o estratégicos, sin parcializaciones.

Y este pecado debe, sí, afrontarse en cada individuo y en las estructuras mantenidas por individuos pecadores y mayorías conformistas por conformizadas. Todo reduccionismo o simplificación dogmática conduce a nuevas esclavitudes y tristezas. La principal constante que aparece en un análisis de la realidad es el pecado multifacético del hombre, el apartamiento de Dios. Esa es la fuerza desencadenante de todos los males.

Pero, gracias a Dios, ha habido reacciones a esos males, por hombres también pecadores, pero beneficiados de la gracia de Dios. Todo esto, y el reclamo de la hombridad esencial e integral, ha sido motor concurrente de la historia. Concurrente, porque por otra parte, Dios y el diablo han estado tras la escena. No es necesario, pues, sustituir la Fe en la Revelación contextualizada, por una fe en la hipótesis para una estratégica praxis marxista indefinida. Ante la utopía marxista de Ernesto Bloch preferimos la maduración auténticamente creyente del Reino de Cristo en la Iglesia, en plena sujeción al Cristo espiritual y escritural dinámico de la historia y la presencia.

La denuncia profética y la justicia de la espada no son remedios suficientes para el verdadero mal de la humanidad, que es el pecado en todas sus formas. Al diagnóstico certero debe seguir la terapia integral. Se necesita la redención integral, la gracia que nos capacita para el servicio de Dios y del hombre; sí, aun para el servicio de administración de la cosa pública, la política, en manos de civiles cristianos regenerados.

Aparte de la primacía del factor moral en el condicionamiento del hermeneuta, las Escrituras reconocen también otro factor, relacionado pero diferente: la madurez empírica del intérprete, principalmente en su aspecto de praxis espiritual. Nos dice el Espíritu Santo por mano de Pablo:

"Cuando yo era niño, hablaba como niño, pensaba como niño; mas cuando ya fui hombre, dejé lo que era de niño” (1 Co. 13:11).

Por eso exhortaba también esperanzadamente Pablo:

"Hermanos, no seáis niños en el modo de pensar, sino sed niños en la malicia, pero maduros en el modo de pensar" (1 Co. 14:20).

La madurez de la experiencia, y aquí debemos dar énfasis a la experiencia espiritual de los cristianos regenerados, es un factor que afecta al intérprete en su tipo de juicio, pensamiento, lenguaje, y por lo tanto también en su actitud, pues la experiencia espiritual hace que se tengan mayores elementos de juicio. Está escrito:

"Cual es su pensamiento, tal es él" (Prov. 25:7a).

Si la experiencia del creyente es de cercanía con Dios, se conocerá más de cerca la naturaleza de Dios, sus intenciones, principios y métodos fundamentales, su providencia, sus correcciones, sus juicios.

Todo esto obviamente enriquecerá al intérprete. Una persona que obedeciendo lo mejor que pueda hasta donde mejor entienda, que se confíe sinceramente en la guianza fiel de Dios, experimentará un encaminamiento aleccionador. Por eso exhorta el proverbista:

“5Fíate de Yahveh de todo tu corazón, y no te apoyes en tu propia prudencia. 6Reconócelo en todos tus caminos, y él enderezará tus veredas. 7No seas sabio en tu propia opinión; teme a Yahveh, y apártate del mal; 8Porque será medicina a tu cuerpo, y refrigerio para tus huesos" (Prov. 3:5-8).

Una experiencia de madurez, que a su vez no se independiza de la permanente confianza en Dios, condicionará positivamente al hermeneuta para una praxis efectiva a la luz del propósito central divino que es el que debe informar la jerarquía de valores, para la evaluación también de los métodos.

En este contexto la madurez espiritual es directamente proporcional a la inocencia. Así se relacionan la moral y la experiencia. La inocencia o la culpa afectan la maduración. La niñez en la malicia, la inocencia, perfectamente compatible con la madurez empírica, facilitan la digestión de la bendición divina. Hay de parte de Dios una gracia especial para esta inocencia. Oraba el Señor Jesús así:

"25Sabiendo Jesús los pensamientos de ellos, les dijo: Todo reino dividido contra sí mismo, es asolado, y toda ciudad o casa dividida contra sí misma, no permanecerá. 26Y si Satanás echa fuera a Satanás, contra sí mismo está dividido; ¿cómo, pues, permanecerá su reino?" (Mt. 12:25,26).

En la misma tónica comentaba Pablo unos pasajes:

"19Pues está escrito: Destruiré la sabiduría de los sabios, y desecharé el entendimiento de los entendidos. 20¿Dónde está el sabio? ¿Dónde está el escriba? ¿Dónde está el disputador de este siglo? ¿No ha enloquecido Dios la sabiduría del mundo?... 19Porque la sabiduría de este mundo es insensatez para con Dios; pues escrito está: El prende a los sabios en la astucia de ellos. 20Y otra vez: El Señor conoce los pensamientos de los sabios, que son vanos" (1 Co. 1:19,20; 3:19,20).

La vanidad y la astucia distorsionan la erudición de los necios, y la pregunta paulina, ¿dónde están? es solemnemente profunda, pues la respuesta en muchos casos es aterradora: están en el Hades, y sus seguidores en el dolor, la confusión y la vergüenza.

Estrechamente relacionado con la situación moral y con la madurez empírica, está otro factor que las Escrituras reconocen en el condicionamiento del intérprete. Y debemos reconocer que este factor indicado por las Escrituras da la razón, en sentido relativo, al liberacionismo. Ese factor es la No Conformidad al Siglo. Escrito está:

"No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta"  (Ro. 12:2).

Es decir, es en la praxis de la transformación cristiana en la que se comprueba, o en el lenguaje de Miguez Bonino, se testa, se pone a prueba la eficacia. En nuestro caso, eficacia es comprobación de la voluntad de Dios buena, agradable y perfecta. La No Conformidad al Siglo implica en cierto sentido, pues, la no aceptación de la normatividad del statu quo, lo cual es énfasis especial del liberacionismo, que tiene también cierta correspondencia en las Escrituras. A la luz de la Palabra de Dios es válida también una actitud crítica ante la tradición que invalida la misma Palabra (Mr. 7:6-13; Mt. 15:3-9). Dilucidamos, claro está, que no es lo mismo el hecho de que las Escrituras establezcan la necesidad de la praxis cristiana transformadora para la comprobación, y el hecho de un compromiso práxico a priorístico en función de la utopía marxista. La diferencia consiste en el objeto de la opción a priori, y no debemos ingenuamente confundir la utopía marxista, inmediatista y meramente inmanentista e intrahistórica, con la perfecta voluntad de Dios, trascendentista y suprahistórica además de histórica.

La alianza estratégica de las "utopías" que sugiere Ernesto Bloch, encuentra el escollo de la diferencia de calidad en las "utopías". La utopía marxista es de baja calidad porque es reduccionista, no es personalista, y por lo tanto sí qumérica, de fundamentación contingente y sin garantía, de método atrozmente destructivo, y para colmo, sospechosa de conexiones estratégicas enajenantes y manipuladoras, titiriteras, en aras de élites aristocráticas ocultas.

Claro está que el nombre de Dios también ha sido enajenado en la historia, pero no obstante, ha sido sólo Su nombre y no la realidad divina. Dios en esencia no puede ser enajenado, y esa es la garantía del objetivo cristiano. Las riendas siguen en Sus manos, y a ésto se confía plenamente el creyente cristiano. Si las riendas están en las manos de un Dios que para serlo debe ser perfecto, y aquí tiene también validez el argumento ontológico de Anselmo, nuestro compromiso se siente acicateado para la integridad.

Pero si en vez de las riendas en las manos de Dios, los hilos de la función de títeres están en las manos de hombres presumidos que pretenden dirigir la evolución, ningún acicate tenemos para convertirnos en idiotas útiles, conejillos de Indias, peones de brega, carne de cañón y mano de obra de estos evolucionadores que pueden fracasar. Nuestra fe está en Dios, no en el hombre; y en esto somos realistas. El realismo no es el materialismo dialéctico sino el teísmo cristiano. ¿En quién crees? he allí el quid de la cuestión. Solo creeremos en el hombre cuando comprobemos la situación nueva y redimida de su estado, porque allí estaremos más bien creyendo en la eficacia de la redención.

La redención del pecado es requisito primordial antes de confiar en el hombre. Por eso la primera urgencia es el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo. Ese sería el primer paso necesario en una praxis transformadora. La Fe en el Dios Trascendente del Evangelio abre las puertas a la redención, y ésta se va experimentando encaminando la praxis para mayores y progresivas comprobaciones bienaventuradas.

Las comprobaciones históricas del marxismo, en cambio, son sumamente tristes, a pesar de la propaganda. Hombres nuevos hemos visto sólo en el cristianismo auténtico. Tales profundas conversiones son las que debe buscarse que se multipliquen, como primer paso para la liberación de este siglo (Ga. 1:4).

Ser liberados, desde aquí, del presente siglo malo, por Jesucristo Redentor, es contenido requerido para una mejoración hermenéutica que a su vez circule promoviendo una mayor comprobación. Sí, la normatividad del statu quo debe ser superada mediante el inconformismo bíblico y la renovación del entendimiento en virtud del Espíritu Santo. No debemos asustarnos ante el inconformismo específico que nos exigen las Sagradas Escrituras, y no precisamente los teólogos de la liberación. El medio legítimo para un sano y efectivo inconformismo liberador, no es el análisis marxista, sino la mente de Cristo, renovadora por medios espirituales de nuestro entendimiento hermenéutico, y encausadora de nuestras comprobaciones en vistas del propósito eterno de Dios, que ciertamente implica un reino que se gesta desde aquí afectando todo nuestro ser individual y social.

El inconformismo ante la nornatividad del statu quo del presente siglo malo, no debe, sin embargo, consistir en algo estúpido e indiscriminado, sino en algo cuya inteligencia proviene de la espiritualidad cristiana.

"No con ejército ni con fuerza, sino con mi Espíritu, ha dicho Yahweh de los ejércitos" (Zac. 4:6b).

Y es porque la situación de males prevalecientes se debe no a la materia impersonal que deba ser destruida por las armas, sino a espíritus vacíos de Dios, que deben ser redimidos. Cuando los espíritus son redimidos, disponen la materia en sus manos al servicio de Dios y de los hombres. Para conquistar lo material, no debemos destruir a los hombres. Debemos más bien "conquistar" a todo tipo de hombres, y lo material nos será dado por añadidura. Esa es la sabiduría de Jesús.

Por el otro lado, cierto es también que cuando los espíritus no son redimidos, deben ser restringidos por la espada del Estado, que represente la justicia de la gracia llamada en este respecto común por el calvinismo (Ro. 13:1-8). Y si los espíritus que detentan las riendas de la estructuración y uso del Estado, lo enajenan del objetivo divino, deben ser encarados sabia y apropiadamente. He allí el lugar de la responsabilidad política de los cristianos; he allí el espacio para la cristianización de la cosa pública al servicio del bienestar general, objetivo de la gracia "común" de Dios.

Y en este contexto también aparece valedera la praxis liberadora; liberadora en sentido cristiano, como factor además hermenéutico y como inconformismo legítimo y escritural, que por la renovación espiritual del entendimiento, comprueba mediante la liberación del presente siglo malo, la voluntad de Dios, que se interesa no sólo en el reino futuro, sino en hacer salir su sol también y enviar su lluvia aquí y ahora sobre la tierra, no en el cielo y el infierno, sobre justos e injustos. Este inconformismo de que nos habla Romanos12:2, no se refiere tan sólo a las injusticias del sistema capitalista, sino a todo el presente siglo malo. Y los frutos de justicia y equidad, de igualdad, que busca el Evangelio, no son solamente desde la Nueva Jerusalem, sino, para ella, desde aquí, desde este tiempo (2 Co. 6:14; 9:10,13).

La medida y la legitimidad del tal inconformismo escritural, debe discernirse en relación también con la medida y legitimidad de la sujeción a las autoridades legítimas. Ese doble aspecto equilibrado de las medidas y de la legitimidad, encuentra su configuración perfecta en la integridad de la persona de Jesucristo. Conocer, pues, a Jesucristo en su plenitud multifacética es indagación prioritaria. El pecado en todas sus formas es el blanco legítimo de nuestro ataque.

Debemos definir, pues, el pecado, desde el parámetro de Jesucristo, y atacarlo con las únicas medidas eficaces: los medios de la gracia para los redimidos, y la gracia en la institución hasta cierta medida cristianizada del Estado. Tal moralización es necesaria a la supervivencia del Estado y de la sociedad, sin la cual se desintegrarían. Cristo es cabeza no sólo de la Iglesia, sino también sobre todas las cosas, dado a la Iglesia en ese sentido (Ef. 1:22).

Jesucristo es, pues, también Soberano de los reyes de la tierra (Ap. 1:5) y Su cuerpo es la Iglesia.

A estas alturas, por otra parte, cabe preguntarse: ¿Cómo modifica el factor moral, o el de madurez, o el de transformación y renovación en la propia persona antes y primero que en sus circunstancias? ¿Cómo modifican estos factores, aislados o combinados, la incidencia de otros factores socioeconómicos, políticos, culturales, en el condicionamiento del hermeneuta, quien se hace vehículo de legislación? ¿Qué relación existe, en respecto semejante, entre libertad moral y libertad circunstancial?

Es obvio que la complejidad de estas interacciones afecta notablemente la medida y la calidad de la incidencia condicionante de los otros factores en la vida del intérprete. Hablar simplemente, por ejemplo, de "la óptica de los pobres", resulta muy simplista. Pues es evidente que hasta la óptica de una misma persona varía no sólo según las circunstancias exteriores, sino también, y mucho más, según las circunstancias interiores. Si algunas constantes pudiesen percibirse humanísticamente, en el caso del ser humano no es prudente absolutizarlas; de otra manera reduciríamos el humanismo a un mecanicismo determinista; y en ese caso, ¿qué sentido tendría la liberación?

Ciertamente la situación interior de la persona modifica su óptica acerca de las circunstancias exteriores; y esta óptica ejerce cierto manejo modificador a su vez del medio ambiente. Y esta modificación muchas veces se realiza en el ámbito de la simple valoración; como por ejemplo, ¿a qué le soy indiferente? ¿a qué le dedico mi atención prioritaria? ¿cuales son, pues, mis estrategias de conservación y dignificación? La imposición violenta de ciertas "ópticas" o "cosmovisiones", o la pretensión de  estandarización de las ópticas, es incompatible con una genuina liberación humana.

Una vez más debemos llamar simplista a la sobrevaloración que el materialismo hace de la transformación del mundo exterior a costa y en detrimento de la interioridad, verdadera riqueza o pobreza del hombre; ciertamente la interioridad y el mundo se afectan mutuamente, y es obvio que las circunstancias exteriores inciden relativamente también en las condiciones interiores. La incidencia será relativa a la liberación interior. Lo que habría que acotarse es que la revolución liberadora debería, para ser consecuente con sus motivaciones ponderadas si es que son sinceras, afirmar el valor de la interioridad, pues ésta es la que en gran medida considera disfrutable o no las circunstancias exteriores. Un paraíso aprisionado con y por cortinas de hierro, es una contradicción. A menos que la cortina misma de hierro sea el paraíso de los dueños del pastel, ya que les asegura la servidumbre.

La regeneración que proviene de la fe en Jesucristo es condición no sólo para entrar sino incluso para ver el Reino de Dios. Sin regeneración se está excluido de las realidades de este nivel que son las determinantes en la cosmovisión y conducta de los genuinamente cristianos. Reclamo, pues, un santo respeto para estas consideraciones, para que no nos hagamos culpables de opresión, nosotros que queremos ser liberadores. En cuanto a mí, considero a Jesucristo mi Libertador. La libertad es un sustento del Espíritu Santo, y la providencia divina es la soberana en las circunstancias exteriores, a pesar de las pataletas de la ilusión autosuficiente. Es mejor hacernos amigos de Dios.

No es posible hacer una catálisis blochiana entre las "utopías" cristiana y marxista, pues se mueven en elementos diferentes. La marxista mutila lo trascendente y sobrenatural, tesoro del cristianismo. El cristianismo, por su parte, sin mutilar lo terrenal, lo desmitifica y lo subordina a una escatología teísta y teocéntrica. No es de extrañar, pues, que el marxismo vea a Dios y a la interioridad humana como sus enemigos. La utilización por el marxismo de las teologías de la liberación, no es sino una mimetización estratégica temporal que se quitará la máscara cuando afiance en el poder a la nueva aristocracia nomenklaturista, como lo hizo por ejemplo en China a través del Movimiento de los Tres Autos. Experiencia con la que se asesoró a Cuba, y afín a los planteamientos estratégicos de Lenin y Gramsci. La opción actual del liberacionismo, por cierto marxismo revisionista y heterodoxo como el de Bloch, Garaudy, Mounier y Freire, es testigo de los sinsabores y desilusiones de los experimentos orientales de este siglo. Pero además, esta heterodoxia revisionista facilita el ensamblaje con el neomarxismo de la Escuela de Francfurt, la cual sirve también a los intereses esotéricos y anticristianos que digita la masonería. Con el liberacionismo nos vemos obligados a suspirar por una Latinoamérica propia. Señor Jesús, perdónanos la inconsecuencia de los cristianos. Perdona nuestra infidelidad. ¡Restáuranos!

Es inútil enmaridar el cristianismo con el marxismo; los híbridos no se reproducen. El análisis marxista y la praxis marxista, que no son lo mismo, ninguno de los dos es para el cristianismo lente mediador hermenéutico válido para leer los Textos de la Revelación Divina y programar nuestra conducta. No podemos reemplazar al Espíritu Santo por el espíritu de Marx; no podemos sustituir a Jesucristo como único maestro. Pertenecemos a dos mundos distintos. Lo que nos hace distintos dentro del campo de nuestra responsabilidad es la opción en torno a Dios, de la cual se derivan las demás implicaciones y consecuencias.

Pero una cosa sí tenemos en común: la dignidad humana; aunque la interpretemos distinto, la poseemos por igual. En el terreno de lo humanitario actual, y no en el de las "utopías" futuras, es en el cual podemos converger, no doctrinalmente ni en unión de yugo desigual, pero sí como aporte constructivo, leal y respetuoso, democrático, para servir a las necesidades integrales de la humanidad inmediata.

Los cristianos estaremos dispuestos para toda buena obra (Tito 3:1).

Que nuestras brigadas y proletariado se organicen para construir lo
humanitario inmediato. Esa constructividad humanitaria canalizará a las fuerzas filantrópicas, y esas construcciones paulatinas, dignificantes, que respondan a las necesidades integrales inmediatas, agigantarán la cohesión que generará las estructuras que por su propio peso y envergadura desplacen a las obsoletas y opresoras que cada vez deberían perder peones y consumidores, pues éstos deben ser canalizados dentro de la solidaridad de la constructividad humanitaria, de modo que ésta boicotee por sí sola los encantamientos de los pecaminosos monopolios u oligopolios capitalistas o estatales; porque el pueblo no les servirá ni utilizará más, al comprometerse cooperativamente en la constructividad humanitaria que les rinda frutos inmediatos mediante sus empresas comunales participativas, sin la sangría de la guerra y sin la esclavitud de la explotación.

Mientras tanto la cristianización de la política, por la ingerencia y el apoyo popular, encausará la legislación para proteger a las mayorías, de la explotación, el impedimento y la revancha. La concientización integral cristiana jugará, como la sal, un papel importante, porque también está escrito:

"Si puedes hacerte libre, procúralo más" (1 Co. 7:21b).

Terminemos sintetizando que nuestra mejor hermenéutica es Cristo mismo formándose en nosotros; esa es también nuestra mejor praxis.

 Si Cristo limpia la lámpara de nuestros ojos, entonces lo demás estará en luz. El compromiso será eficaz sin afanes carnales, y con vigilancia espiritual.

Blog alojado en ZoomBlog.com