El Blog

Calendario

<<   Agosto 2006  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    

Categorías

Sindicación

Enlaces

Alojado en
ZoomBlog

PREVISIONES ESCATOLÓGICAS

Por cristianogiv - 12 de Agosto, 2006, 4:21, Categoría: General


HACIA LA INTEGRALIDAD (9)


Capítulo 9


PREVISIONES ESCATOLÓGICAS


Desde una perspectiva genuinamente creyente no está fuera de lugar examinar el horizonte profético con miras a prever las eventualidades posibles. Si los futurólogos y los pronosticadores de las tendencias sociológicas globales hacen sus prognosis basados en la historia política y en sus posibilidades de ingerencia, cuanto más puede la Iglesia mirar con lucidez al futuro, y sin entreguismos, y a pesar de la decadencia fatal de la presente civilización, ser testigo final y timonel en la tormenta del barco de los remanentes y de las fuerzas cristianas de resistencia a la descristianización globalizante y luciferina.

No se avecinan tiempos fáciles; por eso mismo más vigilantes y pertinentes debemos ser. La responsabilidad de la Iglesia no disminuye con los tiempos sino que aumenta. Y aunque no es lo mismo Iglesia y Latinoamérica, sin embargo puede el cristianismo orientar a nuestro subcontinente en estos tiempos finales y caóticos cuando se adereza la plataforma de una dictadura global.

¿Podríamos encontrar a Latinoamérica en las páginas de la Biblia? ¿Aparte de las referencias generales a toda tribu, pueblo, lengua y nación que ciertamente nos implican en la profecía, hay en las páginas sagradas indicios más específicos y válidamente actualizables que nos permitan vislumbrar las previsiones escatológicas en referencia a las cuales podamos orientarnos? Creo que la respuesta a esta preguntas no necesariamente es negativa.

En el Libro de Ezequiel, por ejemplo, cuando la profecía se refiere al cabo de los tiempos, en el capítulo 38 vemos a varias naciones alineadas y apadrinadas con relación a Gog y Magog, príncipe soberano de Mesec y Tubal. Y vemos a los ejércitos de estos pueblos ir invadiendo en dirección a Israel. En aquellos tiempos, dice la Escritura:

"Saba y Dedán y los mercaderes de Tarsis y todos sus príncipes, te dirán (a la multitud de Gog): ¿Has venido a arrebatar despojos? has reunido tu multitud para tomar botín, para quitar plata y oro, para tomar ganados y posesiones, para tomar grandes despojos?" (Ez. 38:13).

Se nos habla allí de los mercaderes de Tarsis y de todos sus príncipes. Ciertamente Tarsis, en el lenguaje profético, se refiere al 0ccidente. Tarsis corresponde al Tartesos referido por los fenicios, y se aplica válidamente a España, Portugal e incluso Inglaterra.

Pues bien, la expresión "mercaderes de Tarsis" es bastante descriptiva de la tradición mercantil occidental que se ha adentrado hasta nuestros tiempos. Las colonias españolas, portuguesas e inglesas que se establecieron en América bien podrían quedar también cobijadas bajo la expresión "y todos sus príncipes". Los países latinoamericanos, antiguas colonias españolas y portuguesas, heredaron la lengua, la religión, parte de la sangre y otras costumbres de lo que con el tiempo lleg6 a ser la antigua Tarsis. En el verso citado de Ezequiel es evidente una protesta occidental, en asociación con ciertos estados árabes, contra el expansionismo de Gog de Magog y sus aliados. Esto nos deja entrever cierta política subyacente antiexpansionista con relación a la potencia nororiental antisemita.

Pero ese no es el único ángulo desde el cual podríamos más o menos identificarnos. Como lo expongo más extensamente en otro lugar ("Roma en la profecía de Daniel"), la profecía de Daniel 11 no se agota con Antioco Epífanes, quien fue ciertamente un tipo del anticristo. Las menciones de Jesús a la abominación desoladora (Mt. 24.15: Mr. 13:14) necesariamente proyectan hacia el futuro tal acontecimiento. El Apocalipsis, posterior a la caída de Jerusalem en el año 70 d.C., también proyecta para los tiempos finales sus profecías acerca del Dictador mundial, la Bestia, llamado también el Anticristo, el Inicuo de Satanás, el hijo de perdición, el desolador, etc., estrechamente relacionado con la Abominación Desoladora.

Pues bien, los últimos15 versículos del capítulo 11 de Daniel pueden perfecta y válidamente aplicarse a los últimos tiempos, a la dictadura de la bestia anticristo, a la cual estarán sujetas las naciones en virtud de acuerdos. Es decir, Latinoamérica tendrá en su seno a los traidores que vendan la soberanía de sus naciones a tal hegemonía anticristiana universal.

Sin embargo, eso no significa que tal dictadura no vaya a tener resistencia. Se prevé que dentro de la misma confederación europea se hallarán divergencias, resistencias y hostilidades. Pero aun más, el versículo 40 nos dice: "Pero al cabo del tiempo el rey del sur contenderá con él".

El Sur, con Israel como punto de referencia, se refiere primariamente, clara está, al llamado Mediodía, las repúblicas árabes unidas, lo que hoy configura gran parte del mundo musulmán. Sin embargo, no es del todo descabellado presentir en virtud de la alianza de los no-alineados y de los países exportadores de petróleo, una extensificación de la cobertura de esta Basílea del Sur al Tercer Mundo en general, ubicado mayormente en el hemisferio sureño. Lo cual se daría más facil si Occidente descuida a Latinoamérica y ésta toma un cariz de izquierda a través de las teologías de la liberación.

Es de preverse que ciertamente el Sur pueda estar destinado, a pesar de los traidores en su medio, a una resistencia a la hegemonía globalista que asienta sus reales desde el hemisferio norte.

Resistencia que podría tomar la forma estratégica de una mediación entre Occidente y el Tercer Mundo. Que el rey del sur contienda con el dictador mundial implica la gestación de una solidaria resistencia antiglobalista sureña. ¿Estará acaso Latinoamérica totalmente excluida de esta resistencia? Fuerzas tiene en su interior que podrían sesgar el timón en esa dirección.

El Pacto de la OPEP fue el que realmente hizo tambalear las seguridades del hemisferio norte, por lo cual se incubó, para neutralizar los efectos, la política del Nuevo Orden Económico Internacional que patrocina la Comisión Trilateral. Una moratoria tercermundista de la deuda externa ciertamente sería también un arma sureña en su contienda contra la dictadura globalista de la convergencia desarrollada y anticristiana del hemisferio norte. Si los vínculos de Latinoamérica se estrechan con el Tercer Mundo mediante la no-alineación, y con las naciones árabes en particular, en defensa de sus materias primas, eso implica, así sea meramente en forma indirecta, una cierta participación latinoamericana en la susodicha resistencia.

Aunque debido a los traidores de su medio, la creciente solidaridad latinoamericana pueda ser enajenada y usufructuada por aquel Inicuo a quien se le darán los pueblos, sin embargo, esa misma solidaridad sureña podría servir también para alimentar la resistencia, y quién sabe si hasta podría contar con aliados en la misma Europa, aquellos mismos reinos que serían derribados por "el cuerno pequeño engrandecido" (Dn. 7:8,24). La trilogía europea ciertamente será derrotada en su propio terreno, pero Basilea del Sur contenderá al fin de los tiempos en plena época de Armgedón.

La dictadura globalista busca principalmente la carne de las ovejas gordas (Zac. 11:16); por lo tanto, es posible que no se preocupe demasiado de las regiones olvidadas que se encuentran principalmente en el Sur. La persecución anticristiana que ya adereza el ateísmo, el ocultismo y también la masonería, con la propaganda nacida de sus ghetos y logias, producirá quizá una emigración de exiliados cristianos hacia regiones olvidadas, donde la colonización de las tierras requerirá modelos propios. Jordania presumiblemente escapará (Dn. 11:41); y el resto de la descendencia de la Mujer, los que guardan los mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Jesucristo (Ap. 12:17), ciertamente tendrán lugar donde escapar y ser sustentados. Vemos, pues, que aunque la dictadura mundial extenderá sus tentáculos pretendiendo gobernar sobre el mundo entero, habrá rincones que escaparán a su pleno dominio, y ciertamente una resistencia estará en marcha contra su hegemonía.

¿Será acaso que los cristianos, en defensa de la fe, no alimentaremos a esa resistencia? Y Latinoamérica, con el Sur, ¿no sería acaso beneficiaria de tal corriente? ¿Así fuese vistiendo su resistencia de mediación?


---------------
giv/1988/Bogotá.

Blog alojado en ZoomBlog.com